Make your own free website on Tripod.com

Servicio de Iniciacion en las Lenguas Biblicas Originales

Primer módulo

Inicio
Nuestro servicio
La Biblia Interversicular Completa
Primer módulo
Algunos ejercicios
Más ejercicios
Módulos avanzados
Nuestro propósito
Responsable
Contáctenos

 

Antes de aplicarnos al estudio de las lenguas bíblicas corresponde que incorporemos las letras hebreas y griegas a nuestro vocabulario corriente. Esta tarea la realizamos mediante ejercicios de transliteración, en que escribimos palabras comunes castellanas con las no populares letras hebreas y griegas. Así, mediante la asociación de lo conocido español con lo desconocido hebreo-griego, nos familiarizaremos con estos lenguajes para leer luego fácilmente el original de la Biblia (vea ejemplos en la sección "Algunos ejercicios").

 

Después de ello vienen los módulos de aprendizaje. Los primeros tienen que ver con porciones bíblicas en lengua hebrea. Le siguen lecciones en textos arameos presentes en Esdras y Daniel.  Posteriormente vendrán estudios de porciones griegas del Nuevo Testamento, y lo mismo se hará con textos de la Septuaginta.

 

Los primeros módulos consistirán en la entrega, entre otros materiales, de ejercicios gramaticales para reconocer las partes de una oración hebrea, el genio del  pensamiento semita, cómo construir ideas y conversaciones judías, etc., asistidos de provechosas gramáticas y léxicos, junto con porciones de materiales teológicos. Mire aquí los pasos que seguimos cuando estudiamos e interpretamos el texto hebreo.

 

 

El primer módulo nos ayudará a fijar los componentes de una oración hebrea: 

 

1) los sustantivos (comunes, propios, gentilicios), junto con su género (masculino, femenino, o ambos), su número (singular, plural, dual), y su estado (constructo, absoluto, o sin estado asignado); también 

 

2) las partículas en general, como el artículo determinado, las conjunciones, los adverbios, las interjecciones, las preposiciones, las partículas relativas, interrogativa, el signo de objeto directo),

 

3) los pronombres (personales, interrogativos), de acuerdo a su persona (primera, segunda y tercera), género (masculino, femenino, o ambos) y su número (singular, plural, dual),

 

4) los adjetivosnumerales (cardinal, ordinal, etc.), según su género (masculino, femenino, ambos), número (singular, plural, dual) y estado (absoluto, constructo), y

 

5) los verbos, según su estructura (binián en hebreo) como qal, piel, pual, etc.; su aspecto (llamado en hebreo moderno zeman “tiempo”) como perfecto, imperfecto, participio, etc., y también considerando su persona, género y número. Al estudio de los verbos se le sumará el reconocimiento de la eventuales formas yusiva y cohortativa (presentes en el perfecto e imperfecto), las formas verbales apocopadas, como también las otras alargadas (heh paragógico, heh direccional, nun paragógico), y se considerarán también 

 

6) los sufijos pronominales (usados con los sustantivos), y los sufijos verbales (usados con los verbos), de acuerdo a su persona (1ra., 2da., 3ra.), género (masculino, femenino, común) y número (singular, plural y dual).

 

Interesantes apuntes acompañarán también al estudio de los versículos hebreos, tales como

 

1) las lecturas de variantes textuales, como lo son el Qeré (i. e., léase de este modo, aunque está escrito de otro; o debe leerse aunque no está escrito) y el Kethib (i. e., está escrito erróneamente; o está escrito pero no debe leerse),

 

2) los variados significados de una palabra u homónimos, según el orden que Koehler-Baumgartner asignaron a sus entradas lexicográficas (The Hebrew and Aramaic Lexicon of the Old Testament por Ludwig Koehler y Walter Baumgartner; subsecuentemente revisado por Walter Baumgartner y Johann Jakob Stamm © 1994-2000 Koninklijke Brill NV, Leiden, The Netherlands), junto con

 

3) algunas notas editoriales, esto es, comentarios o apuntes sobre análisis particulares realizados por los editores de la WTS, que es nuestra versión de estudio (Groves-Wheeler Westminster Theological Seminary Hebrew Morphology Database).

 

Y finalmente, acompañando a los textos hebreos vendrán 

 

1) diversas traducciones modernas, en lenguas elegidas por el estudiante (español, inglés, francés, alemán, italiano, etc.), para verificar la lectura y traducción que él está llevando, y

 

2) eventuales ayudas filológicas que iluminarán los análisis bíblicos (artículos de diccionarios, gramáticas, comentarios bíblicos, etc.).

 

 

En breves trazos está presentado el contenido del primer módulo, contenido que se irá enriqueciendo en los módulos restantes, y que se aplicará a cualquier libro del Antiguo Testamento. No obstante, se recordará que los primeros pasos de nuestro curso se relacionarán con el aprendizaje audiovisual (archivos MP3 y Biblia transliterada).

 

Para el estudio inicial del hebreo bíblico, sugerimos que el estudiante comience con el libro de Génesis. Así podrá comparar los resultados que obtenga con un análisis de lectura fácil  –preparado por el autor para ser entregado oportunamente–  de los primeros 9 capítulos del libro.

 

¿Se anima a participar con nosotros de algunos ejercicios de hebreo y griego bíblicos? . . .

 

Arriba

estudiando.jpg
¿Escudriñaremos la Biblia a diario, como los bereanos, para verificar todas las cosas (Hchos 17:11)?

Contáctenos:  gcon58@yahoo.es